Imagen oculta que transmite un mensaje de gracias cuando se llena el formulario de contacto
Fondo página
Fondo página

Escuela Normal Superior María Auxiliadora Soacha

Pastoral

El MJS es una de las formas de presencia entre los jóvenes más amplia y complaciente que conlleva a una experiencia juvenil que se configura en los diferentes grupos, asociaciones a tener una incidencia en la sociedad generando así, un compromiso eclesial, cristiano, sociocultural, espiritual y comunitario donde se vive se siente y se expresa la Espiritualidad Juvenil Salesiana en el encuentro don Don Bosco y Madre Mazzarello.
 
Historia
El asociacionismo como experiencia fundamental de la espiritualidad juvenil salesiana, ha estado siempre presente en la Inspectoría San Luis Beltrán. De la tradición oratoriana de las compañías tales como: la de San José, la de San Luis, La del Santísimo y la de la Inmaculada, se hace un camino que en los inicios de los años sesenta lleva a la conformación de agremiaciones juveniles que se preguntaban, además de su formación espiritual, por su incidencia en la sociedad, dados los procesos del cambio cultural y eclesial en la época; de ello, hacia el año 65,se configura el movimiento “Jóvenes en acción”, el cual desde Tuluá marcó concretamente la evolución del asociacionismo inspectorial.
 
La experiencia del MJS chileno de los años setenta, tuvo gran resonancia inspectorial y se comienza una experiencia juvenil de estudio sistemático de la vida de Don Bosco, hacia el año de 1976. En esta primera fase del MJS inspectorial se hace énfasis en la “salesianidad” como aspecto de cohesión e identidad; y se le asigna el nombre de “somos Don Bosco que camina”. Al camino recorrido en conjunto con otras Inspectorías acompañados por el Centro Regional de formación permanente, prontamente se le unió el Dicasterio para la Pastoral Juvenil ampliando el horizonte de lo que debía significar la experiencia asociativa del MJS como una propuesta de itinerarios de formación y maduración de los jóvenes, es por eso que se configura una segunda fase del MJS inspectorial haciendo énfasis al “movimiento” extendiéndose el concepto de MJS a todos los grupos juveniles de cualquier índole, no solo los religiosos si no también los de compromiso social, oratorianos y misioneros, artísticos y culturales, deportivos etc., empezando una época de congresos juveniles abiertos a todos los jóvenes de todas las edades para favorecer la maduración de sus objetivos. Entre tano, se propuso la organización del MJS, reuniendo a los jóvenes por edades, con los tres niveles: Compañía, Amistad y Proyección, como respuesta al planteamiento de generar itinerarios formativos.
 
En el año 88 conmemorando el centenario de la muerte de Don Bosco se realiza un gran encuentro con los MJS de todas las Inspectorías colombianas, la profundidad esta experiencia del campo Bosco, hizo que continuara realizándose en la Inspectoría como manifestación de la comunión entre nuestros jóvenes, además, se potenciaron con los congresos para cada uno de los niveles en los ámbitos locales, zonales e inspectoriales. Para favorecer la comunicación y la formación se fundó en el año 1992 la revista “Huellas” y para favorecer los procesos de liderazgo y animación juvenil, se funda en 1993 “AJUSAL” inspectorial y como signo de comunión inspectorial en cada casa a partir de 1994 se fueron conformando los Ajusal locales.
 
Seguida esta experiencia del MJS de los años noventa , la Inspectoría participo en el fórum 2000 y para responder a sus desafíos los jóvenes del MJS asumen el lema “estamos en movimiento” que le da el carácter dinámico a su propuesta formativa y de compromiso social y eclesial; de ahí que la primera década del nuevo milenio se enfocara hacia la maduración de los itinerarios, la mística y las estructuras que permitieran asegurar la continuidad del proceso y el protagonismo de los jóvenes, es por eso, que en el 2007 se conforma el consejo inspectorial del MJS el cual cuenta con representantes de cada una de las zonas, de la misma manera, que se propone un nuevo nivel en el proceso formativo, que busca integrar a los jóvenes adultos. Fieles a la Espiritualidad juvenil salesiana continuamos fortaleciendo nuestra identidad.
 
Pastoral